El concierto de Credus…por JA Gómez Cazorla

El pasado día 10 celebramos nuestra ya tradicional comida de Navidad en un ambiente super bueno, y en el mejor entorno, pero sobre todo…POR ESTAR CON VOSOTR@S.

Como ya nos tiene mal acostumbrados nuestro poeta Cazorla, nos deleitó un año más con su poema a Credus…donde tod@s l@s que acudimos a la comida, se llevó su ración de orquesta :)

Esperamos que os guste tanto como a nosotros…una vez más…¡GRACIAS CAZORLA!

whatsapp-image-2016-12-20-at-15-33-57

 

El Concierto de Credus

Conesa mirada astuta

que luce cuando te pesa

o te mide y te procesa,

alza firme la batuta

y a este grupo se dirige:

a todos hace ensayar

en los tonos del sudar

cuando no duda y corrige

los sonidos de tu dieta,

o el ritmo de tus sesiones,

o el baile de sensaciones

que canta tu bicicleta.

Tiene en frente gran orquesta

repleta de virtuosos,

de músicos monstruosos

y gente que está dispuesta

a vibrar con las mancuernas

y solfear con los pedales,

a entonar abdominales

con acordes de las piernas.

 

La solista lo vigila

desde un puesto principal,

sentada en su pedestal

de gran jefa y de pupila.

Vigila que el instrumento

de tan magna dirección

siga el ritmo con pasión

y termine tan contento.

 

Los del centro, los violines,

son chavales sonrosados,

son maestros entrenados,

son mozuelos preparados…

¡Son los grandes trialetines!

Concertistas todos ellos

cada uno en su parcela,

aspirantes a gacela

que beben como camellos.

Jose Ángel en persona

compuso la melodía

de partir en familia un día

con su Asun, campeona,

rumbo al más duro concierto,

a una prueba para experto:

el Iron de Barcelona.

Y a ritmo de peine vamos

cuando el Meji, cariñoso,

a ratos pelín ansioso

nos grita: ¿Cuándo empezamos?

Menos mal que asegurada

tenemos esta función,

y sin duda la agrupación

está bien acorazada

con atletas polizontes:

esta Carmen sonriente

y el Alberto aquí presente,

vigilando el horizonte.

Horizonte que ya amplía

Moraleda y su pandilla,

pues ya ven a esta chiquilla

creciendo con alegría.

Alegrías, de las buenas,

las que tiene este Alejandro,

que corriendo y no andando

se atreve con Las Arenas.

 

///O este gran frente coriano:

la María y Agustín

(que no sé si es triatletín)

con este solista enano

que seguro correrá

por zaguanes y pasillos,

cuartos y descansillos

y a los dos entrenará.///

 

A otro lado de la banda,

donde soplan otros vientos,

suenan siempre muy atentos

los tonos de zarabanda

de trompetas y trombones,

flautas y clarinetes,

que a ritmo de falsetes

con ovarios y cojones

desde Credus ejecutan

un David nutricionista

y una Sandra que es artista

de los pies que se disputan

crosses y maratones.

Y una Bea, la chavala,

que lo mismo está en la sala

o vence en las duatlones.

Y una Conchi que es capaz,

con las teclas de su risa,

de romperse la camisa

y ayudar de forma audaz

a un negrito o a Natalia

y a cualquiera que le pida

un poquito de su vida

sin perder ni una sandalia;

con Francisco, su trombón,

que lo mismo la seduce,

en la moto la conduce

y se la baja al pilón.

Y ese Pepe que comienza

la carrera del negocio

de vender con algún socio

lo ya usado y sin vergüenza.

O ese Dani, y me repito,

más no quiero ser coñazo

si te recuerdo el puntazo

de tu estirar favorito.

 

Ya paso a la percusión,

pues sin ella no hay orquesta

que no quede bien compuesta

por un equipo de acción:

Nuestro Antonio, gran hispano,

que a ritmo de jefatura

se atreve con la más dura

prueba del veterano.

 

///Y otro hispano, Juan Rollán

que entrena como ninguno

con su tono de aceituno

y su pinta de Tarzán.///

 

O Luis Mayo en sintonía,

que tras firme entrenamiento

culmina con fundamento

un Iron en Germanía.

Y la gacela Ezequiel,

que es viajero impenitente

que no corre, lo siguiente,

y vive en su luna de miel.

 

 

Pero el grupo no funciona

sin los ágiles trompetas

que sudan las camisetas

de estas jóvenes personas:

deportistas que son base

de esta grande sinfonía

que supone lozanía

del gran Carlos que es un clase

vestido de colegiado

o empollando pa madero;

e Iván que para bombero

dice que está preparado.

Y Rafa, que apunta fuerte

viendo claro su futuro

de un olímpico seguro

luchando por ello a muerte.

 

O los chicos que improvisan

escapando de lesiones

y corriendo en ocasiones

cuidando por donde pisan:

Carmencita de los lunes,

corredora repentina,

o Luis Rubio en la piscina,

nadador de los comunes

que al tenis quiere volver,

y hasta el gran Ángel Pineda

que entre cinta y rodillo enreda

pal cuerpazo mantener.

 

Y aquí arriba, en plena acción,

los artistas invitados

disfrutamos encantados

de esta única función:

Juan Tribuna, mi cigarra,

tiene cuerda pa carreras,

para pruebas venideras

y hasta para su guitarra,

con Marta, su concertista,

renovada triplanera,

musical compañera

que es ahora hasta bañista.

Y Pilar, mi primavera,

triatleta que me apoya

y me sujeta bien la… cadera

siendo artista verdadera,

mi solista principal.

 

Y ahora el cuarto movimiento

de esta nueva fantasía

y deportiva sintonía

es un brindis al momento,

es un brindis al trabajo,

constancia y motivación.

Esto es una invitación

a ser todos del…

Club Deportivo Credus

 

 

José Antonio Gómez Cazorla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *