¡Empieza el día con energía!

 

El desayuno es el gran olvidado y brilla por su ausencia en muchas de las casas españolas, considerando que han desayunado tras haber tomado un café, un zumo o unas galletas y es que es fácil dejarse llevar por esta mala costumbre, nuestros horarios rígidos y el estrés del día a día, hace que la alimentación que tomamos a primera hora de la mañana, contenga un aporte calórico inferior a lo recomendado.

Desde CREDUS, pensamos que el desayuno es fundamental para todas las edades y en especial para niños en edad escolar, pues va a contribuir a aportar, de forma armónica, aquellos nutrientes que necesitamos a lo largo del día, sobre todo en época de desarrollo y crecimiento.

Debemos tener cuidado y pensarlo dos veces a la hora de saltarnos esta primera comida del día, la falta de concentración, mal humor y decaimiento son entre muchas otras, algunas de las consecuencias que podemos tener por no dedicarle los minutos que se merece al principio del día.

Por la mañana, nuestro organismo lleva, en muchas ocasiones, más de 8 horas de ayuno, sin recibir ningún tipo de alimento, esto hace que tengamos un déficit de glucosa (principal combustible energético), la falta de glucosa conlleva que nuestro organismo empiece a quemar otras reservas energéticas, provocando alteraciones en el funcionamiento orgánico.

Por todo esto, se puede considerar que el desayuno es un hábito alimenticio que puede llegar a condicionar el estado físico, mental y nutricional de las personas. Aquellas personas que desayunan suelen tener una dieta más rica en fibra, minerales y vitaminas, mientras que aquellos que no lo hacen, suelen seguir una dieta de peor calidad.

¿Te aconsejamos?

Si no sabes cómo puedes conseguir un desayuno equilibrado….en CREDUS te guiamos para que puedas hacerlo todos los días, ya que el desayuno debe suponer entre el 20 y 25% de las calorías ingeridas a lo largo del día.

Para que un desayuno sea equilibrado debes tener en cuenta e incluir, al menos, los siguientes grupos de alimentos:

-Cereales: Nos aportan hidratos de Carbono que tanto necesitamos para recibir energía, vitaminas y minerales.

-Lácteos: contienen proteínas, calcio para fortalecer nuestros huesos y vitaminas de tipo A, D Y B.

-Frutas: también nos va a aportar hidratos de carbono, vitaminas y minerales y además, agua, tan importante para la regeneración de nuestro organismo. La fruta también es rica en fibra, esto ayudará a la flora intestinal.

Además, puedes acompañar y completar tu desayuno con derivados cárnicos, como el jamón cocido o serrano, embutidos, etc, estos, contienen proteínas y cantidades de grasa con función energética. ¡AH, se me olvidaba…incluso puedes acompañar con un dulce, eso sí, en cantidades moderadas, recuerda en el equilibrio está la clave!

Bueno, ahora que ya lo sabes, piensa, ¿Cómo es tu desayuno? ¿Cumple con todos los grupos de alimentos?

Pregúntanos, en CREDUS, ponemos a tu disposición un servicio de grandes especialistas que te ayudaran con tu dieta, porque…….

¡EL CUIDARTE TE HACE GRANDE!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *