Credus Centro deportivo y Clínica

Actualidad

Importancia del Entrenamiento aeróbico: Beneficios en todos los ámbitos de nuestra vida

Todos conocemos la importancia que tiene la práctica constante de actividades aeróbicas. Esta práctica actúa como factor reparador e inmunológico contra casi todos los factores de riesgo para la salud de la civilización actual.

Lejos de buscar un rendimiento con perspectivas competitivas, debemos practicar ejercicios aeróbicos. Estos nos ayudarán a fomentar la distracción y no pensar en los problemas cotidianos, mejorar nuestra condición física cardiovascular, mantener nuestro organismo dentro de los parámetros saludables. Está claro que a mejor condición física, mejor nivel psíquico y, en consecuencia, todo esto nos favorecerá en una mayor y mejor capacidad para afrontar nuestras labores cotidianas.

Características

La característica principal del entrenamiento aeróbico reside en mantener una ACTIVIDAD durante cierto TIEMPO a una cierta INTENSIDAD, determinada para cada individuo y objetivo en particular.

Entre las Actividades Aeróbicas se encuentran: caminar, correr, andar en bicicleta, nadar, saltar, bailar, etc.

Tipos de ejercicio aeróbico

Los ejercicios aeróbicos se categorizan generalmente como de alto o bajo impacto: 

1. Ejercicios de impacto bajo a moderado: caminar, nadar, subir una escalera, remar, esquiar, escalar. Casi cualquier persona que goce de una salud razonablemente buena puede practicar este tipo de ejercicios. Según algunas investigaciones, caminando enérgicamente por tres o más horas a la semana, se reducen los riesgos de sufrir una enfermedad coronaria en un 65%. Caminar enérgicamente también ayuda a quemar calorías y previene lesiones en los músculos y huesos.

2. Ejercicios de alto impacto: correr, bailar, jugar tenis, paddle, o squash. Los ejercicios de alto impacto deben ser realizados no más que día por medio, e incluso con un promedio menor para quienes tengan excesivo peso, sean de edad más avanzada, estén fuera de condición física, o sufran lesiones u otro tipo de problemas médicos.

El tiempo recomendado es un mínimo de 20 min., con una frecuencia semanal de 3 sesiones en días alternos. Donde vale mucho destacar que la CONTINUIDAD del ejercicio es un factor clave para el buen resultado. La Intensidad podemos determinarla a través de la frecuencia cardíaca; donde lo recomendado es que se sitúe en la franja que va desde el 55% al  75% de la frecuencia cardíaca máxima de cada persona. En niños y en adultos mayores a los 65 años, las actividades aeróbicas inevitablemente deben ser supervisadas por un profesional de la actividad física.

Beneficios de los ejercicios aeróbicos:

  • El entrenamiento aeróbico de baja intensidad facilita el aumento de enzimas desintegrantes de grasa (disminución del tejido adiposo).
  • Descenso de la tensión arterial (tanto en reposo como en esfuerzo)
  • Aumento de la capilarización y grosor de los vasos sanguíneos.
  • Con solo 4 meses de ejercitación ininterrumpida detiene problemas arterioscleróticos (tambien puede reducir los mismos).
  • Disminuye el riesgo coronario y previene esas enfermedades.
  • Previene la osteoporosis y la decalcificación.
  • Proveen mayor resistencia
  • Mantiene al corazón latiendo de una forma constante y elevada, por un período extendido, aumentando los niveles de colesterol HDL («bueno«), y ayudando a controlar la presión arterial.
  • Fortalece los huesos en la espina dorsal.
  • Ayudas a mantener un peso normal.
  • Le brinda un sentido de bienestar general.

Regímenes Aeróbicos

Tan sólo una hora semanal de ejercicios aeróbicos es muy provechoso, y tres a cuatro horas por semana, es lo óptimo. En general, los siguientes puntos son muy útiles para la mayoría de las personas:

1. Para la mayoría de los adultos sanos, el mejor acercamiento a este tipo de rutinas es una mezcla de ejercicios de bajo y alto impacto. Dos entrenamientos semanales, mantendrán una buena estabilidad física, pero de tres a cinco sesiones semanales son lo ideal.

2. La gente que se encuentra fuera de forma, o los de mayor edad, deben comenzar un entrenamiento aeróbico gradual, con cerca de cinco a diez minutos de actividad aeróbica de bajo impacto cada día por medio, hasta llegar, finalmente, a los 30 minutos por día, tres a siete veces por semana (para prevenirse de las enfermedades cardíacas, la frecuencia de los ejercicios puede ser más importante que su duración.)

3. La natación es un ejercicio ideal para mucha gente que posee ciertas limitaciones físicas, incluyendo a las mujeres embarazadas, las personas con problemas en sus músculos o huesos, y los que sufren de asma.

4. Las personas que quieran perder peso, deben apuntar a realizar de seis a siete entrenamientos de ejercicios de bajo impacto a la semana.

5. Una forma de “calibrar” la intensidad óptima de un ejercicio, es intentar caminar mientras habla, de modo tal que compruebe que su práctica le provoca bastante transpiración pero no le impide conversar con un amigo sin cortar la respiración. A medida que su estado físico aumente, menos problemas tendrá para hablar durante y después del ejercicio.

Beneficios reales de hacer bicicleta fija

La bicicleta estática ayuda a prevenir el infarto: El ejercicio periódico favorece que el cuerpo disuelva los coágulos de sangre que se forman en las venas de manera natural, provocados por la agrupación de las plaquetas. En realidad no sólo la bicicleta fija sino también todos los ejercicios aeróbicos (correr, saltar, hacer gimnasia, caminar, etc.). Con buenos abdominales y músculos del tronco fuerte provocaremos una cincha anatómica que mantienen la postura y evitan esos dolores tan molestos. Además se reduce el colesterol en bicicleta: La bicicleta baja el nivel de colesterol total y eleva el nivel de HDL (el colesterol bueno) además, aumenta la fuerza, la resistencia y elimina el sobrepeso.